serpentmanlleu.cat

En Manlleu el río lo es todo. A orillas Ter se trabaja y se disfruta de lo lindo. Se lava la ropa sucia y es origen de leyendas fantásticas, causa, quizás, de la gris niebla invernal que todo lo difumina.

Hace mucho tiempo la Devesa era un bosque espeso y de caminos perdedores. Un lugar donde casi nadie se atrevía hacer ninguna, porque se sabía que en la espesura se escondía un SERPENT!

Los mayores del lugar bien que se aprestaba a recordarlo:
Una serpiente no es una serpota cualquier. Para ca! Una serpiente es una bestiassa grande como una casa de campo, provista de una abundante cabellera que corona un diamante.
Y eso es lo que hizo un día un muchacho, sentido senderi, que se atrevió a adentrarse en la Devesa y acabó descubriendo el caché del serpiente en una piedra de molino.

El serpiente, temeroso de que le caigas al agua, se sacaba el diamante siempre que iba a beber el Ter.

El chico aprovechó la ocasión para robar el diamante. Y se fue por piernas hacia la ciudad.

No queráis paso ni imaginar cómo se enfadó la serpiente cuando volvió de beber y se dio cuenta del robo .Con sus extraños poderes, siguió el rastro del camino que había dibujado el ladrón.

El zagal corrió a encerrarse en su casa, se pensaba que estaría libre de cualquier peligro.
Inocente, más que inocente!. El serpiente no tardó en llegar ante el portal. Y empezó a picar la puerta de la casa con su inmensa cola.

Dentro de la casa, cangueli quin!
-Y te decía que el chico nos llevaría a la ruina. A quién se le ocurre robar el diamante de la serpiente. Verge de Santa! Y ahora ha perdido la cabeza. Donde vas con el mortero? -va dir el pare del noi.

El animalàs logró reventar finalmente la puerta. Mientras el muchacho ocultó el diamante bajo el mortero.

El serpent ensumà de seguida on parava el diamant. Y se enrosca en el mortero con la intención de volverse del revés o de desmenuzarlo.
Pero a pesar del esfuerzo titánico que hacía, la serpiente no pudo recuperar el diamante y quedó muerto, reventado, enroscado en el mortero.

El diamante de la serpiente, como penitencia por haber salido a salvo, fue ofrecido a la Virgen de la Fuente. Y dicen que se estuvo allí hasta que los franceses se lo llevaron. Y si no os lo creéis, dice que lo vaya a ver, y lo encontrará

Patrocinadores

  • Ajuntament de Manlleu
  • Associació per les Tradicions Populars Catalanes El Serpent de Manlleu
  • Diputació de Barcelona
  • Manlleu Capital del Ter